Bio

Tras licenciarse en Arte Dramático por la ESAD de Gijón —en la especialidad en Teatro de Texto— , se marcha a París a l’École Internationale de Théâtre Jacques Lecoq para formarse en el estudio del movimiento y la creación colectiva. Desde muy temprana edad, desde sus inicios en corales (Maestro Lozano y Coro Femenino Cuenca del Nalón) y grupos del teatro amateur (La Salle Teatro y Teatro Kumen), compagina el aprendizaje teatral con el del canto, este último con diversos profesionales de la voz entre quienes cabe mencionar a Elena Pérez Herrero y a Dolores Suárez Tamargo. Actualmente perfecciona su técnica vocal con Ruth Suárez.

Luci2
En el musical “El alma de la melodía”.

Lucía Alonso combina su faceta de cantante (Boulevard Music, Música de Sofá, el dúo con Chechu Feijoo, Huylca, u otras colaboraciones)  con la enseñanza de la técnica vocal, sin dejar de lado su formación en nuevos campos como la locución publicitaria.

40x60_okok_copie-23e2a
Cia. Oposito

Su carrera profesional se ha desarrollado tanto a nivel nacional como internacional. Entre los diversos espectáculos, destacan su participación en la obra La caravanne de verre, voyage au pays d’Émille Gallé (Oposito, Compañía Nacional de Teatro de Calle); los musicales  El alma de la melodía (Cronistar Producciones) y Anunciata (LoCura Producciones); los recitales Grande, grande —junto al cantante Ramón Lage— y La vie en Rose dirigidos por Miguel Ángel de Diego; su colaboración con la Banda de Música Ciudad de Oviedo (La Banda en la música ligera)  y con el Grupo de Chelos del Conservatorio de Música del Valle del Nalón (concierto Juan Paez Centella: Vida y Obra). En teatro, destaca su trabajo con la compañía Teatro Demente (Juan Ruiz y su Libro de buen amor Sospecho que mi marido es una planta —seleccionada para el festival ACT05—), o su participación en el espectáculo infantil Vientos de primavera con Factoría Norte.

Finalmente, cabe señalar también sus dos espectáculos de creación personal Noche de Cabaret Acto sin título I.

Teatro Demente
Teatro Demente